Saltar al contenido

¿Cuáles son los riesgos de una inversión?

¿Cuáles son los riesgos de una inversión?

Al realizar una inversión, es importante evaluar y conocer los riesgos de una inversión, que podríamos afrontar a la hora de invertir, de manera que podamos, anticiparlos y mitigarlos. A continuación, explicaremos los riesgos principales a los que se enfrenta un inversionista, y algunas recomendaciones para mitigar, o gestionar estos riesgos.

Conceptos básicos

Antes de comenzar a conocer los riesgos, es importante tener claro los siguientes conceptos:

  • Riesgo: es una situación, que tiene probabilidades de pasar o no, y que podría ocasionar un daño si ocurre.
  • Rentabilidad: es un beneficio o una ganancia económica, que se recibe al hacer una inversión. Con la siguiente fórmula se calcula la rentabilidad, o rendimiento de una inversión:

Rendimiento = (valor final – valor inicial) / valor inicial

  • Relación riesgo rentabilidad: la rentabilidad y el riesgo van de la mano, ya que para lograr una gran rentabilidad, se debe estar dispuesto a asumir un mayor riesgo en la inversión.

Riesgos financieros definición

Teniendo en cuenta los conceptos anteriores, podemos definir riesgos financieros o riesgos de inversión, como un evento que podría ocurrir, que afectaría nuestra inversión en forma de pérdida.

Cómo se clasifican los riesgos financieros

Los riesgos financieros se clasifican en dos: cuantificables y no cuantificables.

  • Riesgos cuantificables: estos riesgos nos permiten medir y prever, como nos podría afectar, en caso de que ocurra. En estos riesgos, se utilizan datos estadísticos y modelos matemáticos.
  • Riesgos no cuantificables: no se pueden medir de manera fácil, ya que depende de que ocurra la situación, y no se puede calcular de forma exacta.

¿Cuáles son los riesgos de las inversiones?

Riesgos de las inversiones

Estos son los diferentes tipos de riesgos financieros, o de inversión, a los que un inversionista podría enfrentarse, en caso de que ocurriera:

Riesgos cuantificables

Existen varios tipos de riesgos cuantificables, veamos cuáles son:

  • Riesgo de mercado: cuando el valor de la inversión, es afectada por el precio en el activo, esto puede pasar debido a la economía de un país. Por ejemplo: si el precio del activo baja, la inversión pierde valor, por lo tanto, se estaría perdiendo dinero.
  • Riesgo de crédito: es cuando quienes nos deben dinero, y tienen responsabilidades con nosotros, no nos paguen e incumplan las condiciones acordadas.
  • Riesgo de contraparte: cuando una persona con la que negociamos, no cumple las obligaciones financieras que contrajo con nosotros.
  • Riesgo de emisor: surge cuando compramos un título, que fue emitido por una empresa, y esta no paga el capital invertido, o los intereses.
  • Riesgo de liquidez: es cuando se presenta la dificultad, de poder vender, o liquidar un activo o inversión. Por ejemplo: si tenemos acciones o una casa que queremos vender, y no la hemos podido vender, porque no hay interesados, es probable que tengamos que bajar su precio.

Riesgos no cuantificables

Existen varios tipos de riesgos no cuantificables y estos son:

  • Riesgo legal: son dificultades de tipo legal, que afectan las condiciones pactadas en la inversión. Algunos ejemplos son: error en la interpretación jurídica, dificultad a la hora de ejercer derechos de los inversionistas, omisión de documentos diligenciados, etc.
  • Riesgo  operativo: este riesgo se presenta cuando hay errores humanos, fallas tecnológicas, de infraestructura, situaciones externas que nos podrían ocasionar pérdidas.
  • Riesgo reputacional: se presenta cuando una entidad, tiene probabilidad de pérdidas, por publicidad falsa o negativa, y pérdida de prestigio.
  • Riesgo estratégico: este riesgo se trata, de los objetivos estratégicos de los intermediarios, que al no cumplirlos, o no haber realizado una adecuada gestión, puede ocasionar pérdidas.

Cómo mitigar o gestionar los riesgos

Al hacer una inversión, es necesario tener claro a que riesgos podríamos enfrentarnos, y de qué manera podemos mitigarlos o gestionarlos, para que sus efectos no nos causen mucho daño.

  • Riesgo de mercado: en caso de que el riesgo sea muy grande, el inversionista podría decidir no invertir, pero también existen otras opciones, que se pueden tomar, para gestionar el riesgo, como por ejemplo: poner límite a las ganancias y pérdidas, para esto hay dos mecanismos y estos son: stop loss o ( parar pérdidas), take profit o (tomar ganancias).

Stop loss: el inversionista establece un precio de venta, y cuando este valor desciende, alcanzando el mínimo determinado por el inversionista, este activo se pone en venta.

Take profit: el inversionista determina que sus activos se vendan, cuando el precio aumente y alcance cierto nivel, en el que  pueda obtener buenas ganancias.

  • Riesgo de crédito: se deben tomar acciones legales, con las respectivas entidades, en este caso.
  • Riesgo de contraparte: el intermediario siempre debe verificar, que se cuente con dinero para realizar la operación, dado el caso el intermediario debe responder, por lo general este tipo de riesgo es muy bajo.
  • Riesgo de emisor: en este caso existen sociedades calificadoras de riesgo, que evalúan las entidades y los títulos que emiten, esa información es útil a la hora de elegir una inversión.
  • Riesgo de liquidez: para este riesgo, es necesario la opinión experta de un asesor, también informarnos sobre los volúmenes de negociación de los valores, ya que permite conocer qué tan fácil se vende, o compra los valores. El índice Colcap en Colombia, por ejemplo, muestra las variaciones de los precios, de las 20 acciones más líquidas en Colombia.
  • Riesgo legal: se debe leer muy bien toda la documentación, y contrato que se efectúe, resolver dudas en caso de que existan, para saber qué es lo que firmamos, y que inversión estamos haciendo.
  • Riesgo  operativo: realizar de manera adecuada todas las operaciones, verificar que la documentación no tenga ningún error o falla.
  • Riesgo reputacional: es necesario informarse sobre las entidades, si son legales, o tienen algún tipo de sanción o multa.
  • Riesgo estratégico: hay que informarse sobre los movimientos de las entidades, en donde realizamos nuestra inversión, de esta manera nos evitamos alguna pérdida.

Contenido que te puede interesar: ¿Qué es el perfil de riesgo y cómo conocerlo?

Conclusión

Todo inversionista o empresa que desee hacer una inversión, debe conocer muy bien los riesgos financieros, que podrían afectar su economía, los riesgos no se pueden eliminar, pero si se pueden tomar medidas, que permitan mitigarlos de manera que no impacten tan negativamente, o mantenerlos minimizarlos.

Si te ha gustado este artículo sobre los riesgos de una inversión, compártelo, califícalo, coméntanos, y suscríbete a nuestro boletín, para recibir nuestras novedades.

¿Cómo te ha parecido este contenido?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll